Rehabilitación Cognitiva

Rehabilitación Cognitiva Postraumática tras Ictus y/o Accidentes de tráfico

El término rehabilitación implica el restablecimiento de los pacientes al nivel de funcionamiento más alto posible a nivel físico, psicológico y de adaptación social. Incluye poner todos los medios posibles para reducir el impacto de las condiciones que son discapacitantes y permitir a la gente discapacitada alcanzar un nivel óptimo de integración social (O.M.S., 1986).

La rehabilitación cognitiva, Barbara Wilson (1989) la define como un “proceso a través del cual la gente con daño cerebral trabaja junto con profesionales del servicio de salud para remediar o aliviar los déficits cognitivos que surgen tras una afección neurológica”.

Daño Cerebral Adquirido

La rehabilitación de la lesión postraumática debe incluir el trabajo de un equipo multidisciplinar formado por profesionales de la neurología, la psiquiatría, la psicología, la fisioterapia, la neuropsicología, la logopedia, el trabajo social, la terapia ocupacional, la enfermería, etc. Se debe enfocar el tratamiento rehabilitador al ambiente extrahospitalario, introduciendo a la familia como componente esencial de la rehabilitación.

Las cifras de la patología del Daño Cerebral Adquirido, especialmente postraumático, ha experimentado un gran crecimiento en los últimos años debido fundamentalmente a la alta siniestralidad vial. El daño cerebral postraumático constituye la primera causa de muerte antes de los 35 años y paralelamente también se ha multiplicado el número de personas que sobreviven y viven con esta patología. Su prevalencia global (suma de casos graves y leves) supera en gran medida a las enfermedades mentales clásicas. Sin embargo, no se ha acompañado de un desarrollo proporcionado de servicios para atender especialmente los casos más graves de patología traumática.

En EE.UU la incidencia media de daño cerebral traumático se sitúa en 200 por 100.000 habitantes. Jóvenes de 15 a 25 años son el grupo más afectado seguido de los mayores de 65 años. De ellos, entre 50.000 y 90.000 se estima que sufrirán una variedad de síntomas permanentes que les impedirá vivir independientemente. La mayoría de los casos están relacionados con accidentes de tráfico. Un 80% presentan traumatismos leves, el 10% moderados y otro 10% severos. Restando la proporción de pacientes fallecidos y aquellos que se recuperaron sin déficit significativo, se obtiene una tasa anual de pacientes con incapacidades por daño cerebral traumático de 33 por 100.000 habitantes.

 

Rehabilitación Cognitiva

Un primer acercamiento a la rehabilitación son los estudios norteamericanos que han aplicado técnicas de neurotraining; son técnicas de estimulación ambiental a pacientes en coma.

Existen al menos cuatro modelos de Rehabilitación Cognitiva: el reentrenamiento cognitivo, los enfoques teóricos de la neuropsicología cognitiva, los enfoques neuropsicológicos y conductuales combinados, y los programas holísticos.

El enfoque del reentrenamiento comprende una serie de ejercicios para enseñar al paciente cómo manejar sus problemas cognitivos y remediar el déficit que subyace. Los enfoques teóricos de la neuropsicología cognitiva utilizan un modelo cognitivo para identificar déficits específicos de forma individual. Los métodos combinados toman elementos de la neuropsicología, la psicología cognitiva y la psicología conductual para reducir los problemas cotidianos de las personas con daño cerebral traumático. Por último, el enfoque holístico se centra en aumentar la toma de conciencia, aceptar y comprender la intervención cognitiva y desarrollar estrategias compensatorias.

Para asegurar una rehabilitación cognitiva efectiva necesitamos:

  • Centrarnos en la discapacidad más que en el déficit;
  • No olvidarnos de las emociones y la motivación;
  • Tener una visión amplia y dialogar con otras disciplinas como la neuropsicología cognitiva y las terapias rehabilitadoras;
  • Ampliar la base teórica,
  • Asegurar que la rehabilitación es accesible para todo aquel que la necesita.

La Terapia de Grupo en la Rehabilitación Cognitiva es una práctica en la que podemos trabajar la necesidad emocional de entender y compartir problemas con otros pacientes que atraviesan la misma situación. Con la obtención de feedback de otros pacientes, suelen estar menos a la defensiva, aprenden unos de otros cómo afrontar las situaciones y es más económico. Desde el punto de vista del rehabilitador o terapeuta, es más fácil evaluar el rendimiento del paciente en ambientes grupales.

Una pauta que se puede seguir en la planificación del tratamiento es la siguiente:

  • Definir el problema
  • Plantear objetivos
  • Medir el problema
  • Identificar motivaciones
  • Planificar el tratamiento
  • Comenzar el tratamiento
  • Comprobar el progreso
  • Evaluar
  • Introducir cambios si son necesarios
  • Planificar la generalización.

La incorporación de la Familia a los programas de rehabilitación es uno de los mayores aportaciones de los últimos años. Las familias no sólo participan de las terapias de grupo, sino que también constituyen otro foco de atención de los profesionales rehabilitadores. Se puede ayudar a las familias a reajustar sus expectativas, ofrecer consejos para el manejo de la persona afectada y para darse cuenta de sus propias necesidades y responsabilidades.

Cita Previa

Consulta Rehabilitación Cognitiva

Solicite nuestra ayuda profesional, con el mejor equipo de especialsitas

 

 952 228 306