Psiquiatría de Adultos

Unidad de Psiquiatri[a Cips Málaga:
Dr. Eloy Rodriguez Arrebola
Dr. Javier Hernandez Pedrosa

 La Psiquiatría es la ciencia médica que se dedica al estudio y tratamiento de las enfermedades mentales. Su objetivo es prevenir, diagnosticar, tratar y rehabilitar los trastornos de la mente.

Como herramienta al servicio del hombre, la medicina se vale del conocimiento adquirido en su ámbito científico aplicándolo al alivio del sufrimiento mental asociado con los trastornos de la salud mental. La psiquiatría suele adoptar un modelo médico para afrontar los trastornos mentales, pero considera tanto los factores biológicos como psicológicos, socio/culturales y antropológicos. Su objetivo es el estudio de la enfermedad mental, los efectos bioquímicos y ambientales sobre la dinámica del comportamiento y cómo interaccionan con el organismo para enfrentarse al mundo.

 

TRASTORNO BIPOLAR

El trastorno bipolar, antiguamente conocido como psicosis maníaco depresiva, es un trastorno caracterizado por la alternancia de fases de euforia con fases depresivas. Es importante no confundirlo con las variaciones del estado de ánimo reactivas a factores del entorno, que ocurren en breves períodos de horas o días y que son debidas a determinados rasgos de personalidad. En el trastorno bipolar, las fases de euforia o depresión, si no se tratan, pueden durar semanas o meses y no guardan necesariamente relación con problemas del entorno.

Actualmente el trastorno bipolar se considera como un espectro de diversos trastornos, categorizados en cuatro tipos distintos: trastorno bipolar I, trastorno bipolar II, ciclotimia y trastorno bipolar no especificado, que reflejan distintas formas de presentarse la alteración cíclica del ánimo.

TRASTORNO DEPRESIVO

El término médico “depresión” hace referencia a una enfermedad, un trastorno del estado del ánimo que interfiere significativamente en la vida de quién lo padece. No debemos confundirlo con el término coloquial con el que nos referimos a breves estados transitorios de desánimo, más o menos comunes, ante los estresores cotidianos.

Aunque los síntomas principales de la depresión son la tristeza y el decaimiento, en algunos casos pueden no estar presentes estos síntomas, ya que la depresión puede expresarse en forma de trastorno cognitivo (p.ej. dificultades para pensar con claridad, concentrarse o memorizar), de trastorno volitivo (p.ej. dificultad para tomar iniciativas o pérdida de interés) o de trastorno somático, que puede afectar a cualquier sistema orgánico (p.ej. colon irritable, taquicardias, dolores musculares o reacciones dermatológicas).

Los síntomas más comunes de la depresión son:

▪    Sentimientos de tristeza.
▪    Irritabilidad.
▪    Anhedonia: disminución de la capacidad para disfrutar o mostrar interés o placer en las actividades habituales.
▪    Sensación de debilidad física, falta de energía.
▪    Insomnio o hipersomnia.
▪    Pérdida o aumento del apetito.
▪    Enlentecimiento o agitación.
▪    Dificultades de concentración y disminución de la capacidad intelectual.
▪    Disminución de la sociabilidad.
▪    Sentimientos recurrentes de inutilidad o culpa.
▪    Dificultad para tomar decisiones y para afrontar la vida cotidiana.
▪    Pensamientos recurrentes de que la vida no vale la pena ser vivida o ideas suicidas.

 La clasificación de trastornos psiquiátricos exige, para poder efectuar el diagnóstico, que se presenten al menos cinco de estos síntomas durante un período de, al menos, dos semanas y que la aparición de estos síntomas no sea debida a otra enfermedad psiquiátrica, a consumo de tóxicos o a una reacción de duelo. También es necesario para el diagnóstico que el trastorno interfiera negativamente en el área social, laboral u otras áreas vitales del paciente.

 

TRASTORNOS DE ANSIEDAD

 

Ante una situación de estrés, las personas solemos tener una reacción leve y transitoria que no suele ser problemática. En los trastornos de ansiedad, en cambio, esta reacción persiste en el tiempo, es más intensa y puede ser desproporcionada a la situación o incluso mantenerse sin que exista ninguna situación aparentemente estresante.
Cuando es así, las manifestaciones de la ansiedad (a nivel cognitivo, conductual y fisiológico) interfieren de manera significativa en la vida de quien las padece, conllevando un alto grado de sufrimiento y con tendencia a empeorar si no se tratan.

 Los síntomas más característicos de la ansiedad son:

 ▪ A nivel cognitivo: preocupación, temor, miedo a perder el control, pensamientos negativos sobre uno mismo, anticipación de peligro, dudas, etc.

▪ A nivel conductual o motor: evitación de las situaciones temidas, conductas de seguridad como por ejemplo salir de casa solamente si se lleva medicación o no distanciarse más de 200 metros de un lugar considerado “seguro” (la propia casa, una farmacia, un hospital, etc.), intranquilidad motora (movimientos repetitivos, rascarse, etc.).

▪ A nivel fisiológico: tensión muscular, incapacidad para relajarse, falta de aire, opresión precordial, embotamiento mental, temblor, palpitaciones, sudoración, etc.

Los trastornos de ansiedad afectan a millones de personas en todo el mundo. En la actualidad existen terapias eficaces para su tratamiento, tanto a nivel psicofarmacológico como psicológico. Cada día la investigación científica desarrolla nuevos tratamientos que pueden ayudar a mejorar la sintomatología y la calidad de vida de las personas que los padecen.

Cada trastorno de ansiedad tiene diferentes síntomas, pero todos se agrupan alrededor de un temor irracional y excesivo.

 

Trastornos de ansiedad:

–    Fobia social o trastorno de ansiedad.
–    Trastorno de ansiedad generalizada.
–    Crisis de angustia.

SOLICITUD DE CITA PREVIA

Consulta de Psiquiatría Adultos

SOLICITE AYUDA PROFESIONAL. ESTAMOS PARA AYUDARLES

 

 952 228 306